VOLVER A PRINCIPAL

 

deulloa

 

ESPAÑA, 1584-1674

 

deulloa

MATEO EVANGELISTA: REMBRANDT

 

RESEÑA BIOGRÁFICA

 

Luis de Ulloa Pereira (Toro, Zamora, 1584 - ibídem, 1674), escritor español del Siglo de Oro.

Casi toda su vida transcurrió en su ciudad natal. Pasó sin embargo algunas temporadas en Logroño y en León, donde fue corregidor en 1627, y fue asistente de Navarra hacia 1638, e interventor de Hacienda en 1640 al sublevarse Portugal. Contrajo matrimonio con una prima suya, a los catorce años, y enviudó pocos meses después. Volvió a casarse dos veces más. En León tuvo confiada la educación de Juan José de Austria, hijo de Felipe IV y de la actriz conocida como La Calderona. Fue protegido por el Conde-Duque de Olivares; cuando este cayó de su privanza fue acogido en casa del poeta, que habitaba el palacio donde se reunieron las Cortes que aprobaron las célebres leyes de Toro y donde Juana la Loca fue jurada heredera de Castilla. Sus grandes amigos fueron Gabriel del Corral y Felipe Godínez. En cambio, silenciaron su nombre Lope de Vega y Juan Pérez de Montalbán. Obtuvo el hábito de Santiago y usó el nombre poético de Lisardo.

Escribió unas Memorias familiares y literarias en prosa, muy interesantes, que narran la vida difícil y anormal de uno de sus hermanos y se dividen en tres partes, llenas de noticias curiosas, maledicencias, hervores poéticos y retratos muy bien trazados de figuras y figurones de la época; el autor figura en ellas con el anagrama de Saldino de Ovalle. Sus poesías fueron recogidas en Obras, prosas y versos... Madrid, 1659; su segunda edición, también impresa en Madrid, es de 1674. Allí se deja ver como seguidor del Culteranismo. Escribió numerosos sonetos amorosos, otros al Conde-Duque, canciones, églogas, etcétera. Es poeta de pocos vuelos y con aciertos formales. También es autor de versos religiosos, entre los que destaca una Paráfrasis de los siete salmos penitenciales y unos Soliloquios (Madrid, 1655). Lo más notable de lo que escribió en verso es un poema narrativo en octavas reales, Raquel (1650), en el que canta, inspirándose en las obras de Lope de Vega y Antonio Mira de Amescua Las paces de los reyes y judía de Toledo y Desgraciada Raquel, respectivamente, los amores de la famosa judía de Toledo con Alfonso VIII. El poema es oratorio y moralizante, y de él deriva La judía de Toledo de Juan Bautista Diamante, y la Raquel, de Vicente García de la Huerta.

Escribió además una Defensa de los libros fabuoosos y poesías honestas y de las comedias y las comedias Porcia y Tancredo, Pico y Carente, No muda el amor semblante, Alfonso Octavio, La mujer contra el consejo. Y una obra histórica, Encuentro en Toro con el conde-duque de Olivares y noticias suyas.

El estilo de Ulloa es sentencioso hasta la confusión, tétrico y moralizante. En algunos pasajes áspero y vehemente. Como poeta destaca en una Epístola a un caballero amigo que vivía en Sevilla, donde invierte el tópico del menosprecio de Corte y alabanza de aldea de fray Antonio de Guevara y el beatus ille horaciano elogiando la vida urbana y detestando la campesina, que para él representa el colapso de todos los anhelos.

 

Fuente: http://es.wikipedia.org/wiki/Luis_de_Ulloa

Términos de uso: Reconocimiento-Compartir bajo la misma licencia 3.0 Unported

23

A LAS LÁGRIMAS EN UNA AUSENCIA
RECONOCE LO IMPOSIBLE..




A LAS LÁGRIMAS EN UNA AUSENCIA

Este dolor oculto trasladado
de lo interior del alma a los sentidos,
por concepto del pecho despedidos,
en cristales sangrientos explicado.

Esta postrera esencia del cuidado,
destilada dfe afectos oprimidos,
si un tiempo fue la voz a tus oídos,
hoy es de mis finezas el sagrado.

en las aras que erige mi tristeza,
halle la culpa de vivir sin verte
de tus desconfianzas acogida.

Y mientras llega la postrer fineza,
recibe, Celia, en prendas de mi muerte
estas señales de mi triste vida.





RECONOCE LO IMPOSIBLE...

Alma, no puede ser, estás cautiva,
a redimirte en vano te dispones,
¿qué importará que limes las prisiones,
si has de quedar esclava y fugitiva?

no en la cadena, por dureza esquiva,
admiración ni lástima propones,
que de la fuerza de sus eslabones
no hay libertad que sin envidia viva.

Forjólos el amor de la belleza,
en que mezcló el cariño y el recato
la discreción, la gala, talle y brío.

No será que se gaste tu fineza,
ni se podrá romper, que con el trato,
ha perdido la fuerza el albedrío.

 

VOLVER A PRINCIPAL

 

© sonferrer.com 2008. Términos de uso del texto biográfico: Usar bajo una licencia de Creative Commons

  Valid HTML 4.01 Transitional